articulo
Planeta Avícola » Cuidados Básicos » Nidos de incubación

Nidos de incubación

17 Dic, 2020 | Cuidados Básicos, Enfermedades | 0 Comentarios

En el post de hoy nos vamos a centrar en los nidos de incubación de nuestras gallinas. Si queremos que nuestras gallinas cluecas sean capaces de eclosionar su nidada, debemos prestar atención a su nido de incubación.

Presta atención y sigue leyendo para conocer más sobre los cuidados y las características de los nidos de incubación:

Nidos de incubación, presta atención

Lo primero que debemos hacer es trasladar a la gallina clueca a su nuevo nido. Esto debemos hacerlo cuando se ponga el sol, para que nuestra gallina no se estrese y sobre todo, para que no quiera volver a su nido anterior. Separar a nuestra gallina clueca es sin duda una gran idea ya que evitaremos que otras gallinas ocupen su lugar cuando esta salga a comer.

Recolección de huevos

Lo siguiente que debemos hacer es ponerle huevos falsos, con estos huevos podemos comprobar si la gallina se encarga de cuidarlos y si no se aparta de ellos. Una vez hayamos hecho la comprobación y estemos seguros de que la gallina se mantiene al cuidado de los huevos podemos proceder a la sustitución de los huevos.

Es decir, debemos cambiar los huevos falsos de plástico por los huevos verdaderos que queremos que nuestra gallina incube.  Recuerda, que no es necesario que sean sus propios huevos, ya que la gallina clueca no notará la diferencia.

El nido de incubación

El nido de incubación debe de estar oscuro, bien ventilado y protegido del viento, la lluvia y las temperaturas extremas. Además, la base del mismo debe tener unas medidas de unos 36 centímetros x 36 centímetros.

Además, el nido debe de estar a unos 40 centímetros de altura y con una anchura de grosor del nido de unos 10 o 15 centímetros. Con el grosor del nido evitaremos que se derrame el material de la cama y por tanto evitaremos roturas o caídas accidentales de los huevos.

Materiales para el nido de incubación

Los mejores materiales para los nidos de incubación son las virutas de madera, limpias y secas. Las virutas de madera de cedro son las más indicadas y las que nosotros recomendamos, ya que son las que constituyen mejor la cama del nido de tu gallina.

Te desaconsejamos que hagas uso de paja o heno ya que esta se enmohece y el moho puede afectar negativamente a los pollos recién nacidos e incluso a los embriones.

Nidos de incubación para Cluecas.

 

Además, asegúrate de que no haya piojos ni en la cama ni en la gallina, así como que en las mismas no haya ácaros. Estos parásitos pueden incomodar al animal de tal manera que incluso llegue a abandonar el nido y los huevos.

Para la eliminación de parásitos e insectos en el nido puedes usar Tierra de diatoméas, un insecticida 100% natural, ecológico y no tóxico que mantendrá a raya a los parásitos de tu gallinero y aves de corral.

El uso de virutas de cedro, además ayuda a la no aparición de estos indeseados y molestos parásitos.

Huevos

A la hora de poner los huevos en el nido, necesitamos tener en cuenta el tamaño de la gallina clueca. Una gallina de peso medio normal puede incubar entre unos 12 y 18 huevos de una gallina de su mismo tamaño. Sin embargo, una gallina enana, no podrá incubar más de 10. Por el contrario, una gallina clueca grande, puede incubar hasta 24 huevos de una gallina enana.

Huevos en el nido de incubación.

Por lo que ten en cuenta el tamaño, el peso y el volumen del animal a la hora de meterle los huevos en el nido. Esto es importantísimo, pues si la gallina quiere empollar más huevos de los que puede cubrir, probablemente estos rueden de su vientre y/o se rompan.

Lo mejor si eres nuevo en esto, o te estas iniciando es observar los primeros días de incubación, y retirar aquellos huevos que queden fuera del vientre del animal. Pues si no los retiramos puede que el frío penetre dentro y eche a perder el resto de huevos del nido.

La cama

Ya hemos hablado algo sobre la cama del nido de incubación, pero nos hemos centrado en los materiales y en las medidas. Ahora vamos a hablar en la propia cama y en sus características para que esta facilite la incubación de los huevos y para que resulte cómoda a la gallina.

Debemos ahuecar la cama para facilitar la tarea a la gallina. Lo mejor, es ahuecar la cama del nido por el centro, procurando hacer presión. De este modo evitaremos que todos los huevos se agrupen en el centro y se aplasten y para que no se alejen rodando.

Evita los huevos rotos en el nido de incubación.

En todo momento debemos evitar que en la cama haya huevos rotos, ya que estos atraen insectos y bacterias. Por lo que revisa de manera esporádica el nido y la cama del mismo.

Gallinas

Si tienes más de una gallina clueca a la vez, es importante que las tengas separadas. Ya que que es posible que las gallinas de manera accidental intercambien los nidos, lo que haría que los procesos de incubación se vieran alterados. En unos casos acortándose el tiempo de incubación y en otros prolongándose más de la cuenta.

De hecho, muchos son los escenarios que pueden darse si tenemos varias cluecas juntas, como por ejemplo:

  • que ambas se posicionen en el mismo nido abandonando el otro
  • o que las dos gallinas sigan a los pollito y dejar que los otros huevos se enfríen

Tener a tus gallinas cluecas separadas además, te ayudará a llevar un mayor control de las mismas, de los huevos y del nido.

¿Quieres saber más sobre gallinas y aves de corral? Visita nuestra revista especializada Planeta Avícola.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

redactor
Planeta Avícola

Las entradas más visitadas