articulo
Planeta Avícola » Sin categoría » Previene la congelación en tus aves de corral

Previene la congelación en tus aves de corral

18 Dic, 2020 | Conservación, Cuidados Básicos, Enfermedades, Sin categoría | 0 Comentarios

En el post de hoy queremos centrarnos en cómo prevenir la congelación en tu corral: gallinas, gallos y pollitos. Para ello, hemos preparado una guía con los mejores consejos. Siguiendo estos consejos, evitarás que tus aves sufran las consecuencias del frío más severo durante los meses de invierno.

El invierno está a punto de comenzar, pero ya en muchas zonas de la península han comenzado las primeras nevadas y heladas. Tanto el frío como el calor extremo afectan a nuestras aves de corral. El frío puede provocar enfermedades y congelaciones, mientras que el calor puede provocar estrés entre los gallos, gallinas y demás aves que conforman nuestro corral o explotación.

Prevenir la congelación en tu corral

La congelación afecta principalmente a las crestas y barbillas de nuestros animales. Aquí os dejamos la guía que hemos preparado para evitar que el frío más extremo del invierno afecte y congele estas partes de nuestras aves. Comenzamos:

Reduce la humedad

Lo primero que debes hacer para prevenir posibles congelaciones en crestas y barbillas de tus aves es reducir la humedad en el gallinero. Para ello, mejora la ventilación y elimina las manchas de humedad causadas por las camas. Además, presta especial atención a la humedad adherida en las puertas de entrada y bebederos. En definitiva, revisa el gallinero o corral, mejora la ventilación del mismo y elimina todo rastro de humedad.

Previene congelaciones en tus aves de corral.

Remueve las camas

También debes rastrillear y/o mover las camas de manera periódica. Esto hará que las camas estén más secas para tus animales. Además, una cama seca aísla mucho mejor que una cama compacta, poco aireada y húmeda. De hecho, en zonas muy frías, esta tarea ha de ser fundamental para garantizar el bienestar de nuestras aves.

Elimina corrientes de aire

Para evitar que el frío entre dentro de nuestras instalaciones, tapa cualquier tipo de grieta o desperfecto del gallinero o corral. Sellando estas grietas, evitaremos que el aire frío penetre dentro, por lo que será más sencillo mantener y controlar una temperatura más cálida.

Instala aseladeros

No dudes en instalas aseladeros en el corral, sobre todo en las partes más cálidas o menos expuestas al frío o a las corrientes de aire. Los aseladeros te recomendamos que tengan al menos 5 x 5 centímetros, para que tus aves puedan cubrir sus dedos con las plumas de su pecho durante la noche.

Techo

Cuando el techo del corral es muy elevado es muy complicado llegar a generar una temperatura adecuada sólo con el calor corporal de las aves. En estos casos, no dude en instalar lámparas de infrarrojos, especialmente en el dormitorio o en la zona de camas de tus gallinas.

Tanto las lámparas de infrarrojos como cualquier otro sistema de calefacción, puede estar conectado a un termostato, el cual activara el sistema cuando la temperatura descienda de los 2 grados centígrados.

Previene la congelación en tu corral

Si te has decidido por una lámpara de infrarrojos o bombilla de infrarrojos, recuerda que debes protegerla para evitar quemaduras de los animales o roturas de la bombilla. Para gallineros no muy grandes, la instalación de bombillas infrarrojas en determinados puntos, puede ser más que suficiente para garantizar el confort de nuestros animales.

Suplementos vitamínicos

Incluye suplementos vitamínicos durante los meses más fríos. De este modo, garantizaremos un buen sistema inmunitario de nuestras aves y estas estarán más preparadas para resistir al frío.

Por ejemplo, puedes incluir Anima Scratch en la alimentación de tus aves de corral por las mañanas y por las noches. Esto hará que se activen y entren en calor hasta que estas se calienten con los rayos del sol durante el día y que les ayude a mantener el calor corporal durante la noche.

Alimentación

Cuida la alimentación de tus aves todo el año, pero en los meses más fríos presta especial atención. Combina diferentes tipos de pienso, con esto harás que las aves muestren interés por la comida, y te garantizarás que comen las cantidades que su cuerpo necesita y requiere para su desarrollo.

Cuida la alimentación de tus aves para evitar congelaciones.

Además, puedes estimular su apetito mezclando el pienso con leche o agua caliente. El pienso ligeramente humedecido y a una temperatura más alta incitará más a su consumo.

Crestas y Barbillas

Por último, pero no por ello menos importante, presta atención a este detalle, ya que evitará que tus aves sufran congelaciones en crestas y barbillas:

Para evitar este tipo de congelaciones puedes envolver la cresta y la barbilla de tus aves en parafina, esto aislará las zonas de la humedad congelada del aire y por tanto evitará que se congelen.

Protege crestas y barbillas y evita su congelación.

Y hasta aquí nuestro post con los consejos para prevenir la congelación de nuestras aves de corral por el frío en los meses más duros del invierno. Recuerda, que es muy importante garantizar el bienestar de nuestros animales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

redactor
Planeta Avícola

Las entradas más visitadas