articulo
Planeta Avícola » Conservación » Las gallinas y el frío: Guía para proteger a pollitos y aves adultas en invierno

Las gallinas y el frío: Guía para proteger a pollitos y aves adultas en invierno

22 Nov, 2022 | Conservación, Cuidados Básicos, Material y equipamiento | 0 Comentarios

Cuando comienzan los meses de invierno es importante dar a nuestros animales un lugar donde poder resguardarse. Lo mismo ocurre con las gallinas y el frío. Como cualquier otro animal, debemos tener en cuenta que una temperatura muy baja puede afectar al correcto funcionamiento de su organismo. Por lo tanto, nunca estará de más darle una ayuda extra y cuidarlas un poquito más cuando entra esta temporada del año.

Las gallinas presentan una temperatura corporal de 40ºC y se sentirán cómodas cuando la temperatura ambiental se encuentre entre los 18 y 24ºC. De forma natural, nuestras aves aumentarán las cantidades ingeridas de alimento y reducirán su actividad para centrar sus energías en mantener el calor. Estos también serán los primeros indicios que nos den el aviso de que nuestras gallinas pasan frío.

Aunque hay que tenerlo en cuenta, no debemos preocuparnos en exceso. Las gallinas son resistentes y se adaptan a cualquier tipo de clima. Y es que por algo es el animal que más abunda en todo el mundo: “es la especie vertebrada terrestre más numerosa del planeta”.

Por otro lado, si somos principiantes y la temperatura baja de forma extrema, sí que debemos tener en cuenta ciertas recomendaciones. Sobre todo, para garantizar su correcto desarrollo y una buena producción de huevos.

Entonces, ¿aguantan las gallinas el frío? Sí que son resistentes al frío y las gallinas pondrán de su parte para mantenerse a una buena temperatura. Sin embargo, debemos tener en cuenta que por debajo de los 4ºC estas dejarán de desarrollarse correctamente. Si les echamos una mano, nuestras gallinas se sentirán más cómodas y felices, además de que nosotros podremos seguir disfrutando de huevos camperos de calidad.

¿Cómo mantener calientes a tus pollitos?

Entre los pollitos es fundamental vigilar que no estén sometidos a bajas temperaturas. Hasta que no desarrollan completamente su pluma, a partir de las 6 semanas aproximadamente, estos requieren de una fuente de calor externa que los mantenga a la temperatura que necesitan. En esta tabla te resumimos a grandes rasgos cuáles son las necesidades de calor que tienen los pollitos desde que nacen. También puedes visitar nuestro post sobre el cuidado específico de los pollitos en este enlace.

Temperatura que necesitan pollitos

Tabla con las necesidades térmicas de los pollitos

Formas de mantener calientes a tus pollitos y aves pequeñas

Si estás criando pollitos durante los meses de invierno, es inevitable que necesites de una fuente de calor externa para que estos se desarrollen correctamente. Si a pesar de ello, sentimos que los pollitos se acurrucan entre sí, tienen las patas frías o pían muy alto, es posible que estos sigan pasando frío. Hay que tener especial cuidado cuando se encuentran en los 3 primeros días de vida, ya que la temperatura dependerá al 100% de su entorno.

Hay ciertas acciones que te recomendamos poner en práctica para que el desarrollo de los pollitos sea el correcto a través de una temperatura ambiental correcta:

  1. Usar pequeños habitáculos en sus primeras semanas. Es decir, puedes comenzar a criar tus pollitos en cajones habilitados para ello, o simplemente, utilizar cajas de cartón. También puedes usar jaulas o criadoras específicas que te recomendamos adquirir si tienes un gran número de pollitos.
  2. Usar trapos y botellas de agua caliente. Puedes optar por esta opción si el número de pollos es pequeño y puedes dedicar más tiempo a sus cuidados. La desventaja de utilizar este método casero es que el agua terminará por enfriarse y deberemos estar más pendientes de volver a calentarla.
  3. Usar criadoras con placas de calefacción. Hay una ventaja muy importante que presentan las placas calefactables, y es que, consiguen regular la temperatura, no darán un calor excesivo y será un sitio cómodo donde los pollos irán a resguardarse. Además, es una solución cómoda para el criador y duradera.
  4. Alimentar a los pollitos con pienso específico. Debemos garantizar que a nuestras aves no les falta ningún tipo de nutriente. En invierno las necesidades de proteína y carbohidratos son mayores, además de que necesitarán mayor cantidad de alimento. En los primeros días de vida podemos optar por una alimentación para pollitos en formato migaja.
Porta-lámparas pollitos Criadora más calefactor Pienso migaja pollitos

Aves adultas y el frío

Lo más importante de este punto es evitar la congelación en nuestras aves y la exposición continuada a la humedad. No debemos cambiar la rutina de nuestras gallinas con el fin de evitar que se estresen. Por ejemplo, si suelen salir durante el día del gallinero, debemos seguir haciéndolo aunque las condiciones climatológicas sean adversas. De hecho, las plumas de las aves las protegerán de la lluvia ya que son impermeables durante un tiempo.

Gallinas resistentes al frío

Gallinas resistentes al frío

Gallinas que soportan bien el frío

Si vives en una zona en la que las temperaturas y condiciones climatológicas son muy extremas durante los meses de invierno, es una buena opción elegir desde un principio los tipos de gallinas que más resisten estas temperaturas. Nosotros te recomendamos algunas gallinas de raza, como la Sussex, Pinta Pinta Asturiana y Plymouth Rock; y las camperas Nevada y Biblack.

  • Sussex. Es una gallina de origen inglés y de doble propósito que presenta plumas abundantes que las protegerá del frío.
  • Pita Pinta Asturiana. Es una gallina semipesada, también de doble propósito, que aguanta bien los climas fríos debido a su origen.
  • Plymouth Rock. Esta raza de EEUU goza de tener muy buena fama por ser una excelente gallina de doble propósito que aguanta muy bien tanto los climas fríos como los cálidos.
  • Nevada. Esta gallina híbrida tiene un excelente rendimiento ya que no requiere de muchos cuidados y se adapta a los climas extremas. Además, podrás disfrutar de su puesta anual de hasta 290 huevos al año.
  • Biblack. Otra gallina híbrida semipesada con una puesta de huevos de un peso superior a los 60gr.

Recomendaciones para cuidar a tus gallinas del frío

Hacer más pequeño el gallinero. En zonas más reducidas será más fácil mantener la temperatura, por lo que si contamos con un gallinero demasiado amplio, podemos acotarlo con tablas en los días más fríos. Igualmente, el invierno es una buena época para asegurarnos de que el gallinero se encuentra en condiciones óptimas para resguardar a las gallinas durante todo el año. Debemos revisar que no tenga agujeros por los que puedan entrar roedores o humedad, y garantizar que está bien ventilado para evitar la acumulación de amoníaco que puede afectar negativamente a su estado de salud. En definitiva, revisar el estado del gallinero: que tenga una correcta ventilación, no haya agujeros, mantenga una temperatura agradable y el suelo no acumule humedad. Si necesitamos renovarlo, uno que tenga una zona elevada que las aleje del frío del suelo, será la mejor opción.

Limpiar con asiduidad para evitar humedad. La humedad es el mayor problema al que debemos enfrentarnos para evitar que nuestras gallinas contraigan enfermedades. Debemos utilizar un producto adecuado para colocarlo como lecho que absorba la humedad y las aleje del suelo (viruta de madera, paja de trigo…).También, como se ha mencionado anteriormente, debes garantizar la ventilación del gallinero que evite la proliferación de bacterias.

Gallinero con zona elevada Aseladero de suelo
Viruta de madera Vitaminas para gallinas

Dejar que las gallinas salgan a la calle y mantengan su rutina diaria. Es desaconsejable mantener a las gallinas encerradas en el gallinero debido a que podrían sufrir estrés y hacerlas más débiles. Sacarlas al campo para que busquen su propio alimento por el suelo, como pequeños gusanos, es una buena forma de mantenerlas seguras y bien alimentadas.

Vigilar el buen estado del agua en los bebederos. Como no puede ser de otra forma, los bebederos son una parte esencial que debemos atender en estos meses. La posibilidad de que se quede congelada hace que debamos tener especial cuidado para proveer a las gallinas de agua en todo momento. Para evitar esto, podemos renovar el agua unas dos veces por día, colocar los bebederos en zonas alejadas de la intemperie, o incluso, adquirir calentadores de agua para evitar la congelación.

Comprobar que la alimentación es la adecuada y provee de todos los nutrientes necesarios. Las necesidades energéticas serán mayores, por lo que debemos proveer de mayor cantidad de alimento. Las proteínas juegan un papel muy importante para que las gallinas puedan desarrollar correctamente la pluma que la protegerá del frío. Los alimentos frescos como las verduras añadirán vitaminas, muy necesarias para su desarrollo. Podemos completar su alimentación con complementos vitamínicos en el caso de que lo consideremos necesario.

Por último, para los días en los que nuestras gallinas estén expuestas a heladas, debes tener en cuenta la posibilidad de que las barbillas y crestas se congelen. Para profundizar en este tema, puede visitar nuestro post: Prevenir la congelación de las aves de corral.

En definitiva, siguiendo estos simples pasos, podrás garantizar el bienestar en tu gallinero en los meses fríos de invierno. ¿Realizas algún otro cuidado especial durante el invierno? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Checklist Gallinas y el Frío

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *